Los implantes dentales son raíces artificiales de titanio que se colocan en el hueso de los pacientes sobre el que colocaremos la corona de porcelana, y con ellos soportamos los nuevos dientes fijos. 

Se colocan en el maxilar o en la mandíbula, y sustituyen a las raíces de dientes perdidos. Ofrecen una solución segura y permanente para la sustitución de uno o más dientes, funcionando como pilares de soporte para coronas unitarias y puentes fijos o removibles, parciales o totales.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted